1. Planear cada uno de tus días laborales.

A veces no es suficiente para tu negocio con tener vas a hacer, hay que dividir las tareas en corto, mediano y largo plazo.

Así es más sencillo organizarse.

Así que escribirlas en un papel y ordenarlas de acuerdo a importancia del día mejorara a tu negocio a logar objetivos.

2. Tener en claro el modelo de negocio y la estrategia.

Para atraer inversionistas debes tener todo claro.

Cuál es el objetivo de tu negocio y como poder alcanzarlo.

De esta manera será más convincente al momento de vender su proyecto.

3. Medir los resultados financieros.

Una vez hecho lo anterior, toda cantidad de dinero que se desembolse debe tener un retorno de inversión (ROI).

Sobre todo si su negocio se encuentra en una etapa inicial, prioriza los gastos hasta que sea tan rentable que se pueda gastar dinero en acciones cuyo ROI es difícil de medir, como en estrategias de branding, por ejemplo.

4. Darse a conocer.

Puede tener el negocio más novedoso, pero si nadie lo conoce no destacará de los demás. No se necesitan grandes inversiones para lanzar una campaña de marketing que llegue a su público meta, por ejemplo, las redes sociales son plataformas que pueden ayudarle a ser visible para sus posibles clientes.

5. Balancear el trabajo y el tiempo libre.

Si no logras esto es muy probable que ocurran muchos problemas. En el camino tendrás que enfrentarte a dificultades de todo tipo.

Y evitar que la creatividad fluya. Estar en otros ambientes lejos de la oficina puede hacer que los sentidos se despierten y surjan ideas poco convencionales que se apliquen al negocio.

 

 

¿Que te pareció? Coméntanos :