Una imagen vale más que mil palabras. Y cuando se trata de vender un producto o un servicio por catálogo o por internet a través de nuestra web, nuestro blog o nuestra tienda on line, el 80% de la venta vendrá impulsada por la fotografía que ilustre lo que el usuario está comprando.

Si las fotografías de los productos no dan la talla, perderemos ventas y mancharemos nuestra reputación.

Quizás parezca una obviedad. Pero lo cierto es que cuando nos contratan para realizar trabajos de diseño gráfico, diseño web, social media marketing, nos solemos encontrar con que los clientes no tienen fotografías de calidad que le ayuden a vender sus productos y servicios.

Lo ideal es contar siempre con fotografías realizada por fotógrafos profesionales especializados en la fotografía de productos, ya que nadie mejor que ellos nos ayudarán a exaltar las virtudes de nuestros productos y servicios.
Sin embargo, si no disponemos de presupuesto para contratar a un profesional, y vamos a contar con un fotógrafo amateur o las vamos a realizar nosotros mismos, es muy importante que sepamos cómo debemos hacer las fotos de nuestros productos para que queden lo más profesionales posibles y nos ayuden a catapultar las ventas.

La primera premisa de la fotografía de productos y servicios es que sean lo más fieles posible a la realidad de los productos y servicios que vendemos.

Las fotografías de nuestros productos y servicios se deben ajustar al máximo a como es en realidad ese producto que queremos vender porque sino podemos crear dos efectos negativos:

  • Falsas expectativas: Es decir, nunca debemos hacer fotos excesivamente retocadas que muestren un producto mucho mejor que el real, ya que cuando el usuario lo compre se sentirá decepcionado y mancharemos nuestra imagen y nuestra reputación.
  • Repeler: Es decir, nunca debemos publicar fotos cutres que muestren el producto peor de lo que es, ya que si el producto o el servicio no entra por la vista el usuario no lo comprará y además mancharemos nuestra imagen y nuestra reputación.

Por eso, merece la pena dedicarle tiempo a crear fotos de nuestros productos y servicios que nos ayuden a impulsar nuestras ventas.

17 consejos para fotografías profesionales de tus productos y que realmente te ayuden a aumentar las ventas, mejorar la imagen y la reputación de tu marca:

Fondo neutro: 
Evita los fondos complejos con muchos detalles que distraigan la atención y enmascaren tus productos. Busca un fondo liso y neutro que te ayuda a ensalzar las virtudes de los productos que quieres vender.

Iluminación:
La iluminación es clave para hacer fotografías profesionales que ayuden a vender tus productos. Por eso, antes de hacer las fotos añade luz extra con varios focos o lamparillas. Lo ideal es utilizar 3 focos de luz: a izquierda, derecha y otro para el fondo. Eso si, es muy importante difuminar la luz ya que sino puede quemar la imagen y/o se crearán sombras que pueden afear nuestros productos e incluso dejar zonas a oscuras. Lo ideal es no poner luces directas sobre nuestros productos.

Evita el Flash:
El flash tiene muchas virtudes, pero cuando hablamos de fotos de productos el flash cuanto más lejos mejor. La luz del flash es directa y produce una iluminación irregular, por lo que lo único que conseguiremos será afear nuestros productos con una luz intensa y blanquecina en una parte del producto.

Utiliza trípode:
Usar un trípode nos ayudará a mejorar las fotografías de nuestros productos. De este modo, evitaremos que las fotografías nos salgan movidas, torcidas,… y nos será más fácil establecer los ángulos ideales para cada producto.

Centra el objeto y aprovecha al máximo el encuadre:
El objeto es el protagonista, y como tal merece acaparar todo el espacio posible dentro de la foto. Por eso, aprovecha al máximo el encuadre y centra el producto en medio dejando únicamente unos pequeños márgenes de fondo al rededor del producto.

Saca planos detalle:
Todos los productos tienen muchos detalles: costuras, cierres, texturas, etc. Por eso, debemos hacer fotos también de todos los detalles que aporten valor al producto ya que ayudarán al usuario a hacerse una idea de la calidad, el tacto, el olor, etc. del producto que van a comprar.

Juega con los ángulos:
Igual que las personas tenemos nuestro lado bueno, los productos también lo tienen. Por eso, debemos jugar con los ángulos buscando siempre encontrar la fotografía más descriptiva y más ilustrativa posible.

Céntrate en el producto que quieres vender: 
La mayoría de productos tienen suficiente fuerza como para venderse solos. Por eso, y como norma general, no cargues los productos con complementos, objetos decorativos, etc. ya que despistan al usuario y hacen que no se centre en el producto que quieres vender. Además, si añades otros productos complementarios en las fotografías puedes llevar a confusión a los usuarios, ya que pueden pensar que el complemento también forma parte del producto y esto te puede acarrear problemas de imagen, reputación, devoluciones, etc.

Muestra el uso del producto en la foto: 
Algunos productos necesitan un empujoncito para que vendan más. Es el caso de los productos que se llevan puestos, como ropa, complementos, etc. En estos casos, la mayoría de gente no quiere ver solo el producto, sino cómo queda puesto, ya que así se puede hacer una idea de cómo le quedará a él o a ella. Por eso, cuando queramos vender ropa y complementos lo más recomendable es hacer fotos con modelos, donde se vea cómo quedan los productos puestos.

Si no indicas las medidas del producto, aprovecha la foto para mostrar la escala:
Otros productos, por ejemplo, necesitan una referencia de escala para que el usuario se pueda hacer a la idea del tamaño real de ese objeto. Por eso, en estos casos es muy recomendable incluir en la fotografía algún otro elemento que nos indique las medidas aproximadas del producto.

Saca imágenes en alta resolución:
Independientemente de dónde vayas a utilizar las fotografías de los productos, sácalas siempre en alta resolución (300 dpi). Ten en cuenta que las fotografías en alta resolución se pueden reducir sin que pierdan calidad, pero las fotografías en baja resolución no se pueden ampliar.

Utiliza formato RAW:
Siempre que puedas utiliza el formato RAW para hacer las fotografías de tus productos, ya que te ofrecen una mayor calidad y muchas más posibilidades de mejora en post producción con Photoshop, por ejemplo.

Retoca las fotos levemente:
Una vez hechas las fotografías retoca levemente las fotos para mejorar el contraste, el brillo y la saturación. Pero no abuses de los retoques. Recuerda que deben quedar lo más fieles a la realidad posible.

Adapta la resolución de las fotos al medio donde las vas a usar:
Aunque hagas las fotos en alta resolución luego debes adaptarlas al dispositivo o al medio en las que las vas a usar. Por eso, si vas a utilizar las fotografías en tu web o en tu tienda on line, redúcelas a 72 dpi para que no pesen en exceso. Recuerda que si tus fotos pesan demasiado tu web o tu tienda on line irán más lentas, y la lentitud de carga es una de las penalizaciones más comunes en el SEO.

Guarda la foto con un nombre descriptivo:
Los buscadores son capaces de leer el nombre de las fotografías. Por eso, debemos guardarlas y subirlas con un nombre lo más descriptivo posible ya que así, además que nos será más fácil encontrarlas, ayudaremos a que tengan un mejor posicionamiento en los buscadores y ayudaremos a optimizar el SEO.

Evita las marcas de agua gigantes:

Muchas empresas optan por añadir marcas de agua gigantes en sus fotografías con la finalidad de marcar su autoría y que otras empresas no las puedan usar. Sin embargo, cuando podemos una marca de agua grande sobre la foto evitamos que se vea el producto correctamente. Por eso, en vez de utilizar marcas de agua,  es recomendable  utilizar una firma en la parte inferior de los productos, ya que así marcamos la autoría de forma sutil y elegante. Y en el caso de que decidamos utilizar las marcas de agua en nuestras fotos debemos poner marcas de agua pequeñas y situadas en la parte inferior o superior de la fotografía para que los usuarios puedan ver sin problemas los productos que quieren comprar.

Fotos bonitas y creativas:
La creatividad para realizar fotos bonitas, impactantes, y seductoras, que consigan enamorar a los usuarios y ayudar a posicionar tu marca en la mente de tu público potencial.
No olvides que las fotografías de tus productos tienen que transmitir la esencia de tu marca.

Con estos consejos estamos seguros de que crearás unas fotos cautivadoras que te ayudarán a aumentar las ventas de tus productos, a mejorar tu imagen y tu reputación.

¿Que te pareció? Coméntanos :