Se nota que los pájaros estaban cabreados: el paso al mundo real de los Angry Birds ha sido rápido y eficaz, y amenaza con expulsar al resto de peluches de las habitaciones de los niños españoles. El último en unirse es McDonalds, que combina los tradicionales regalos en su Happy Meal con decoraciones espectaculares como esta.

¿Que te pareció? Coméntanos :