En la actualidad, las marcas buscan estrategias para fidelizar a sus clientes, así como captar la atención de nuevos consumidores para generar relaciones duraderas en el tiempo. De esta forma, las firmas crean expectativas en los individuos y generan espacios basadas en las sensaciones que son capaces de generar mediante experiencias de marca, bien a través de la comunicación, bien a través de las acciones de marketing preparadas para conectar con sus públicos. En este sentido, la publicidad emocional se constituye como una herramienta de comunicación que sirve para diferenciar a las marcas de su competencia desde la vía emocional.

La publicidad emocional supone hoy en día una vía de comunicación eficaz de las marcas porque logran generar sensaciones positivas en los consumidores que, además de captar su atención, se traducen en muchos casos en ventas. La cuestión que se nos plantea entonces no es otra que intentar responder a las principales razones por las cuales el marketing y la publicidad basadas en las emociones persuaden a los individuos de nuestras sociedades modernas.

Las empresas deben orientar las decisiones de los consumidores ofreciendo productos y servicios atractivos que además tengan un valor adicional basado en aspectos emocionales que conformen la diferencia con sus competidores. En este sentido, el marketing y la publicidad tienen un papel preponderante, tanto para dar a conocer la actividad empresarial como para generar valor y transmitir cercanía y fidelidad.

El nuevo reto de las marcas pasa por involucrar a los consumidores haciéndoles cómplices de los relatos comerciales. El consumidor quiere que las marcas le faciliten sus elecciones de compra y las firmas lo hacen con propuestas comerciales envueltas en el papel de la seducción y afectividad. Si las marcas generan cercanía de manera eficiente, aumentan sus posibilidades de ser elegidas, si son fieles con un mensaje dotado de verdad para el consumidor.

Estas son algunas de las claves despejadas en el estudio de investigación “Marketing y Emociones” desarrollado por Belén López Vázquez, Directora Dpto. Comunicación Esic, Business & Marketing School presentado durante el Congreso Internacional de Marketing celebrado Venecia el pasado año y que indaga en la importancia que tienen hoy las emociones para el marketing y la comunicación. Para ello, las marcas desarrollan valores emocionales aquí estudiados para comprobar en qué medida es necesario su conocimiento, así como comprender las conexiones que necesita el marketing con los consumidores en un complejo mundo marcado por la competitividad de las marcas, cuya comunicación se basa en la diferenciación emocional. De esta forma, las marcas desarrollan sus estrategias basándose en la conquista emocional para conseguir la fidelización de sus clientes durante el mayor tiempo posible.

¿Que te pareció? Coméntanos :