La nueva publicidad de la cervecería ya ha provocado que grupos feministas y defensores del género pongan el grito en el cielo por el contenido que divulga: estereotipos sexistas clásicos, donde el hombre y la mujer están relegados a  roles de género que ya son considerados retrógrados.

El final de la publicidad es lo que hace más ruido: considerar que el machismo y el feminismo son categorías opuestas, que pueden conciliar sus diferencias y renacer en un “igualismo”. El machismo se entiende como una postura de discriminación hacia la mujer, mientras que el feminismo es una corriente social histórica que aboga por la igualdad de derechos entre los géneros.

[youtube id=”watch?v=p4T_Q6YaPIE&feature=em-subs_digest-newavtr-vrecs” width=”600″ height=”350″]

 

¿Que te pareció? Coméntanos :